Rebajas de Navidad
🎁Consulta aquí nuestras ofertas festivas 🎁

🎁 Rebajas de Navidad Consulta aquí nuestras ofertas festivas 🎁

VIERNES NEGRO - Hasta 50% de descuento Pruebas, Recambios & Suplementos
Índice

Evite estos alimentos durante el embarazo

El embarazo es una época de alegría y expectación. También conlleva una mayor conciencia de lo que se debe comer y lo que se debe evitar. La elección de los alimentos es crucial para la salud y el bienestar de la mujer embarazada. En este artículo, profundizaremos en el tema esencial de los alimentos que hay que evitar durante el embarazo. Mantente informada, mantente sana y exploremos juntos lo que necesitas saber sobre el embarazo y la nutrición alimentaria.

Durante el embarazo, es esencial prestar atención a lo que comes para garantizar tu salud y la de tu bebé. Aunque muchos alimentos son seguros y beneficiosos, algunos deben evitarse por sus riesgos potenciales. Aquí tienes un desglose de los alimentos que debes evitar durante el embarazo.

 

Desconfíe del marisco

No coma marisco crudo, poco hecho o contaminado

Los mariscos crudos o poco cocinados, como el sushi, el sashimi, el ceviche y las ostras, pueden contener bacterias y parásitos nocivos. Pueden provocar intoxicaciones alimentarias. Las mujeres embarazadas son más susceptibles a estas infecciones debido a los cambios en su sistema inmunitario durante el embarazo.

Las enfermedades de origen alimentario, como la listeriosis y la toxoplasmosis, pueden transmitirse a través del marisco contaminado.

  • La listeriosis puede provocar abortos, mortinatos, partos prematuros o infecciones potencialmente mortales en los recién nacidos.
  • La toxoplasmosis puede causar discapacidades congénitas y problemas neurológicos en los lactantes.

 

No consuma marisco con alto contenido en mercurio

El mercurio es un metal tóxico. Puede acumularse en el marisco, sobre todo en los grandes peces depredadores. Los niveles elevados de exposición al mercurio durante el embarazo pueden causar problemas de desarrollo, daños cerebrales y otros efectos adversos en el sistema nervioso del feto.

Entre los pescados con altos niveles de mercurio se encuentran el tiburón, el pez espada, la caballa real y el blanquillo. Deben evitarse durante el embarazo para minimizar el riesgo de exposición al mercurio.

Se recomienda elegir opciones con bajo contenido en mercurio, como el salmón, las gambas, la trucha y el siluro, para garantizar la seguridad durante el embarazo. Estas variedades son ricas en nutrientes esenciales como los ácidos grasos omega-3 y aportan beneficios para la salud sin riesgo de exposición al mercurio. Las mujeres embarazadas pueden disfrutar de los beneficios nutricionales del marisco al tiempo que minimizan los riesgos potenciales para ellas y sus bebés.

 

No coma carne ni aves poco hechas

La carne cruda o poco hecha, incluida la de vacuno, cerdo, cordero y ave, debe evitarse durante el embarazo por el riesgo de contaminación bacteriana. La carne poco hecha puede contener bacterias nocivas como la Salmonella, que puede provocar intoxicaciones alimentarias e infecciones gastrointestinales.

La carne picada debe cocinarse a una temperatura interna de al menos 160°F (71°C).

Las aves de corral, como el pollo y el pavo, deben cocinarse hasta que los jugos salgan transparentes y la temperatura interna alcance los 165 °F (74 °C) para garantizar la eliminación de las bacterias nocivas.

 

Deben evitarse las carnes procesadas

Las carnes procesadas, como salchichas, fiambres y embutidos, deben consumirse con precaución durante el embarazo. Estos productos pueden contener bacterias nocivas o aditivos que pueden plantear riesgos para la salud materna y fetal.

 

Los huevos deben cocinarse bien

Los huevos deben cocinarse bien hasta que tanto la yema como la clara estén firmes para reducir el riesgo de contaminación por Salmonella. La infección por Salmonella puede causar síntomas como náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal y fiebre. En las mujeres embarazadas, la infección por Salmonella puede provocar deshidratación, parto prematuro o complicaciones graves para el bebé.

 

No consuma productos lácteos sin pasteurizar

Los productos lácteos no pasteurizados no han sido sometidos al proceso de pasteurización, que consiste en calentar la leche o el queso para eliminar las bacterias nocivas. Consumir productos lácteos no pasteurizados durante el embarazo aumenta el riesgo de infecciones bacterianas, que pueden tener graves consecuencias para la salud materna y fetal.

Los quesos blandos elaborados con leche no pasteurizada deben evitarse durante el embarazo. Estos quesos son más propensos a albergar bacterias que pueden atravesar la placenta e infectar al feto.

Compruebe las etiquetas de los productos para asegurarse de que los productos lácteos, como la leche, el queso, el yogur y el helado, están elaborados con leche pasteurizada. La mayoría de los productos lácteos que se venden en los supermercados están pasteurizados y son seguros para las embarazadas. Dar prioridad a la seguridad alimentaria y tomar decisiones informadas sobre el consumo de lácteos es esencial para mantener un embarazo saludable y garantizar el bienestar de la madre y el bebé.

 

Lavar la fruta y la verdura

Consumir frutas y verduras sin lavar puede contener bacterias nocivas, parásitos y pesticidas presentes en la superficie. Lave bien las frutas y verduras bajo el grifo antes de consumirlas. Ayuda a eliminar la suciedad, las bacterias y los residuos de pesticidas, reduciendo el riesgo de exposición a sustancias químicas. Es esencial fregar las frutas y verduras de piel firme, como las manzanas, los pepinos y las patatas. Utiliza un cepillo limpio para eliminar cualquier resto de suciedad o contaminantes de la superficie. Las verduras de hoja verde y las frutas delicadas, como las bayas, deben enjuagarse suavemente.

Las embarazadas también deben evitar los germinados crudos, incluidos los de alfalfa, trébol y judías. Se han relacionado con brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos, como Salmonella y E. coli. Las mujeres embarazadas son más susceptibles a estas infecciones debido a los cambios en su sistema inmunitario durante el embarazo.

Los residuos de plaguicidas presentes en las frutas y verduras cultivadas de forma convencional se han asociado a efectos adversos para la salud, como retrasos en el desarrollo, trastornos neuroconductuales y defectos congénitos en los lactantes. Elegir productos ecológicos o lavar las frutas y verduras cultivadas convencionalmente puede ayudar a minimizar la exposición a los pesticidas durante el embarazo.

Priorice el consumo de una variedad de frutas y verduras frescas y ricas en nutrientes para un embarazo saludable.

 

Consumir poca cafeína

El consumo de altos niveles de cafeína durante el embarazo se ha asociado a un mayor riesgo de aborto espontáneo, bajo peso al nacer, parto prematuro y otros resultados adversos del embarazo.
Se recomienda que las mujeres embarazadas limiten su consumo de cafeína a no más de 300 miligramos al día.

El consumo excesivo de cafeína durante el embarazo puede provocar síntomas como insomnio, nerviosismo, aumento de la frecuencia cardiaca y ansiedad en las mujeres embarazadas. La cafeína atraviesa la placenta y puede afectar a la frecuencia cardiaca, la respiración y los movimientos del feto, sobre todo en dosis elevadas.

 

El té de hierbas conlleva algunos riesgos

Aunque algunas infusiones se consideran seguras para el consumo durante el embarazo, otras pueden contener ingredientes no recomendables para las mujeres embarazadas.

Ciertas hierbas y productos botánicos utilizados en infusiones, como el hinojo, el regaliz y la manzanilla (en grandes cantidades), pueden tener efectos estimulantes uterinos u otros efectos adversos sobre los resultados del embarazo.

Las mujeres embarazadas deben tener precaución al consumir infusiones y consultar con su médico antes de incorporarlas a su dieta. Entre las infusiones que suelen considerarse seguras durante el embarazo se encuentran las de jengibre, menta, hojas de frambuesa y melisa. Es esencial elegir infusiones etiquetadas como seguras para el embarazo o sin cafeína y evitar las que contienen ingredientes potencialmente nocivos.

 

Dejar el alcohol

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que las mujeres embarazadas se abstengan totalmente del alcohol durante todo el embarazo.

Hay no se conoce ningún nivel seguro de consumo de alcohol durante el embarazoe incluso el consumo moderado u ocasional de alcohol puede entrañar riesgos para el feto.

El alcohol atraviesa la placenta y puede llegar al bebé en desarrollo, interfiriendo en el crecimiento y desarrollo de órganos vitales, incluido el cerebro. La exposición fetal al alcohol puede dar lugar a una serie de alteraciones físicas, conductuales y cognitivas para toda la vida, conocidas como trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF).

Además de bebidas alcohólicas como la cerveza, el vino y los licores, las embarazadas también deben evitar el consumo de mezclas alcohólicas, cócteles y bebidas que contengan extractos o aromas de alcohol. Es esencial leer atentamente las etiquetas y evitar cualquier producto que contenga alcohol durante el embarazo.

Elegir alternativas sin alcohol y mantenerse informado sobre los riesgos del consumo de alcohol durante el embarazo son pasos esenciales para promover un embarazo sano y garantizar el desarrollo óptimo del bebé.

 

Otras consideraciones

Además de los alimentos y bebidas específicos mencionados anteriormente, hay otras consideraciones que deben tenerse en cuenta cuando se trata de la dieta y la nutrición durante el embarazo. Tener en cuenta estos factores ayuda a garantizar un embarazo seguro y saludable tanto para la madre como para el bebé. A continuación se exponen algunas de estas consideraciones:

Regaliz

Consumir grandes cantidades de regaliz aumenta el riesgo de resultados adversos, como partos prematuros y problemas de desarrollo. Es mejor consumir regaliz con moderación o evitarlo por completo durante el embarazo.

Cacahuetes

Aunque ha habido investigaciones contradictorias sobre la relación entre el consumo de cacahuetes durante el embarazo y el desarrollo de alergias a los cacahuetes en los niños. Las directrices actuales no recomiendan evitar los cacahuetes a menos que seas alérgica o te lo aconseje tu profesional sanitario.

 

Tener en cuenta estas consideraciones adicionales, junto con seguir las pautas dietéticas y evitar determinados alimentos y bebidas, ayuda a garantizar un embarazo sano y satisfactorio.
Dando prioridad a la nutrición y tomando decisiones informadas, las futuras madres pueden favorecer el crecimiento y desarrollo óptimos de su bebé y disfrutar de una experiencia positiva durante el embarazo.

 

Aunque este blog se centra en las opciones dietéticas para la futura madre, es importante recordar que la salud previa a la concepción desempeña un papel vital en un embarazo saludable. En el caso de los hombres que se plantean formar una familia, optimizar la salud del esperma puede contribuir a facilitar la concepción y mejorar potencialmente los resultados del embarazo. ExSeed ha creado un prueba casera de esperma que analizan la movilidad, el recuento y el recuento total de espermatozoides móviles. Esta información puede ser valiosa para los hombres que desean conocer su fertilidad y puede ser útil para iniciar una conversación con futuros profesionales médicos. ExSeed también ofrece una gama de suplementos de fertilidad para hombres, entre los que se incluyen un multivitamínico diario para la fertilidad formulado con nutrientes esenciales para la salud del esperma, como vitamina D, zinc y ácido fólico, y Omega-3 suplementos.

Prueba de esperma ExSeed

Más información sobre nuestro dispositivo

Más a explore

Buscar