Rebajas de Navidad
🎁Consulta aquí nuestras ofertas festivas 🎁

🎁 Rebajas de Navidad Consulta aquí nuestras ofertas festivas 🎁

VIERNES NEGRO - Hasta 50% de descuento Pruebas, Recambios & Suplementos
Índice

Los obstáculos a los que se enfrenta la comunidad LGBTQ+ para el tratamiento de la fertilidad

En 2022 puede parecer que hemos avanzado mucho en lo que respecta al apoyo a los miembros de la comunidad LGBTQ+ en su camino hacia la paternidad. En la sociedad y en las redes sociales hay ejemplos de vida familiar más diversos que nunca y los avances médicos han hecho posible que las parejas del mismo sexo puedan ser padres e incluso que... hombres para llevar a sus bebés.

Sin embargo, sería ingenuo pensar que no sigue habiendo grandes disparidades en la forma en que se ofrecen las ayudas a la fertilidad, y que las parejas LGBTQ+ reciben un trato injusto. He aquí 4 ejemplos de barreras discriminatorias a las que se enfrentan las parejas LGBTQ+ cuando deciden ser padres.

Más difícil para las parejas LGBTQ+ conseguir la FIV en el SNS

Todos sabemos que la lotería de códigos postales del NHS es injusta. En Inglaterra, el país está dividido en distintos Grupos Clínicos de Comisión (CCG), y cada CCG tiene sus propias normas sobre cómo asignar tratamientos gratuitos de FIV. Esto significa que algunas parejas pueden recibir más ayudas del NHS en función de dónde vivan: en algunas zonas se pueden hacer tres ciclos, mientras que en otras sólo uno. Este proceso afecta a muchas parejas y sin duda tiene que cambiar, pero para las parejas LGBTQ + es aún más injusto.

La mayoría de las veces, las parejas heterosexuales pueden optar a la FIV financiada por el SNS si no pueden concebir tras dos años de relaciones sexuales sin protección. Sin embargo, en muchos CCG, las parejas LGBTQ+ femeninas y las mujeres solteras tienen que autofinanciar rondas privadas de inseminación artificial antes de que se les pueda considerar siquiera para recibir tratamiento gratuito. Este proceso no solo es largo y estresante, sino que también puede ser increíblemente caro, lo que nos lleva a nuestro segundo punto...

La inseminación a domicilio es cada vez más cara

Mientras que inseminación a domicilio puede parecer sencillo, pero dista mucho de serlo, y puede conllevar muchos riesgos y/o una factura enorme. En 2005 se modificaron las normas, lo que significa que ya no es posible enviar esperma de bancos de esperma a domicilios particulares. Eso significa que si quieres recurrir a la inseminación artificial tienes dos opciones.

Una es utilizar esperma de un banco de esperma y hacer la inseminación en una clínica. Esto conlleva muchos gastos. Un vial de semen de donante cuesta unos 1.000 euros, y eso sin contar el proceso de inseminación.

La otra opción es recurrir a un donante de esperma privado, y para algunas parejas es la elección correcta y con la que están satisfechos. Puedes optar por un donante que sea un amigo íntimo o un familiar, para que tú y tu hijo podáis mantener una relación continua con él, y es mucho más asequible que recurrir a una clínica. Sin embargo, la donación privada de esperma también puede conllevar riesgos. Recurrir a un donante conocido puede entrañar complejidades legales y no siempre se puede estar seguro de que el esperma haya sido sometido a pruebas de ITS o de que el donante no haya sido padre de varios hijos (en las clínicas hay un límite). También hay un número creciente de hombres que ofrecen la donación de esperma a través de las redes sociales. Aunque algunos se ofrecen con buenas intenciones, hay quien aprovecha la ocasión para aprovecharse de parejas vulnerables. Más información sobre donación privada de esperma aquí.

Al obligar a las parejas LGBTQ+ a someterse a la inseminación artificial antes de poder obtener cualquier ayuda para la FIV, las estamos poniendo en una situación difícil: gastarse miles de libras en el tratamiento o ponerse en peligro.

Otros países que prohíben totalmente las parejas LGBTQ

Las parejas heterosexuales tienen otra opción cuando no disponen de financiación del SNS, o cuando tienen dificultades para pagar tratamientos privados caros: optar por un tratamiento privado. FIV en el extranjero. La FIV en otros países suele ser mucho más barata que los tratamientos en el Reino Unido, y bastante más que en Estados Unidos.

Sin embargo, para las parejas LGBTQ+, las opciones de conseguir una FIV más barata son limitadas, ya que todavía hay algunos países que se niegan a ayudarles. Los países más populares para la FIV asequible, como Grecia y Turquía, todavía tienen una legislación discriminatoria que significa que las parejas del mismo sexo no pueden acceder a un tratamiento asequible. Aunque en el Reino Unido trabajamos constantemente para mejorar los derechos de los homosexuales, para que las parejas tengan plena igualdad en lo que respecta a la fertilidad, es esencial que otros países sigan su ejemplo y al menos hagan posible que las parejas LGBTQ+ puedan intentar la FIV.

Preservación de la fertilidad trans

No sólo la FIV está controlada por las CCG. La geografía también influye en otros procesos de los tratamientos de fertilidad, como la preservación de la fertilidad. Esto puede ser un gran problema para los miembros de la comunidad trans.

En el Reino Unido, si te sometes a un tratamiento médico que podría afectar a tu fertilidad -por ejemplo, radioterapia para el cáncer-, se te ofrecerá la opción de congelar esperma u óvulos gratuitamente en el NHS. Sin embargo, no existe una norma general para ayudar a las personas en proceso de transición, a pesar de que su fertilidad se verá definitivamente afectada.

Una vez más, las posibilidades de obtener una ayuda asequible dependen de los CCG locales, pero incluso entonces las posibilidades de recibir ayuda son escasas. En la actualidad, las directrices del National Institute for Health and Care Excellence (NICE), que asesoran a los CCG sobre quién debe ser tratado en el NHS, no proporcionan orientación sobre la preservación de la fertilidad para las personas con disforia de género.

Está claro que para las personas LGBTQ+ el camino hacia la paternidad no siempre es fácil, y desde luego no es barato. Tenemos que seguir luchando por un tratamiento justo de la fertilidad para todos, independientemente de quiénes sean y a quién amen.

Prueba de esperma ExSeed

Más información sobre nuestro dispositivo

Más a explore

Buscar