Rebajas de Navidad
🎁Consulta aquí nuestras ofertas festivas 🎁

🎁 Rebajas de Navidad Consulta aquí nuestras ofertas festivas 🎁

0
VIERNES NEGRO - Hasta 50% de descuento Pruebas, Recambios & Suplementos

La fertilidad masculina a través de los tiempos: Antiguas creencias y avances

En nuestra exploración de la historia de la fertilidad masculina, descubrimos un tapiz de creencias, prácticas y avances que han conformado nuestra comprensión de este aspecto crítico de la salud humana. Desde los antiguos rituales y deidades hasta los avances médicos contemporáneos, este blog ofrece una guía concisa de la fertilidad masculina a través de los tiempos.

 

Antiguas creencias y prácticas sobre la fertilidad

En el antiguo Egipto, la fertilidad era una preocupación primordial, y se creía que los amuletos, las oraciones y los rituales podían reforzar la fertilidad masculina. El dios Min, a menudo representado con un falo exagerado, simbolizaba la fertilidad en la mitología egipcia.

Los griegos sentían una fascinación similar por la fertilidad masculina, atribuyéndola a dioses como Dionisioque representaba la fuerza vital y la virilidad. La proeza física estaba estrechamente asociada a la fertilidad en la cultura griega.

La medicina tradicional china tiene una larga historia de uso de hierbas y tónicos para promover la fertilidad masculina. Textos antiguos como el "Canon Interior del Emperador Amarillo" proporcionan información sobre estas prácticas.

 

Fertilidad masculina Deidades antiguas

En la mitología romana, Príapo se asociaba con los genitales masculinos y la fertilidad. A menudo se le representaba con un falo exagerado y se creía que protegía los jardines y el ganado, asegurando su fertilidad.

El dios griego Pan simbolizaba la vitalidad indómita y estaba estrechamente relacionado con la destreza sexual y reproductiva debido a sus rasgos caprinos.

El dios egipcio Min, deidad de la fertilidad y la agricultura, también estaba vinculado a la potencia sexual masculina.

 

Avances históricos en la fertilidad masculina

Históricamente, nuestra comprensión de la fertilidad masculina era limitada, y a menudo se basaba en símbolos externos y rituales. Sólo en la era moderna empezaron a avanzar significativamente los conocimientos científicos.

El siglo XX marcó un punto de inflexión en la comprensión de la fertilidad masculina. La invención del microscopio permitió examinar los espermatozoides, lo que supuso un gran avance en el diagnóstico de la infertilidad masculina. Técnicas como la fecundación in vitro (FIV) y surgió la inseminación artificial, que transformó el campo de la ciencia reproductiva.

La investigación contemporánea ha seguido arrojando luz sobre la fertilidad masculina, incluida la calidad del esperma, el equilibrio hormonal y los factores del estilo de vida que influyen en la fertilidad. Estos conocimientos han allanado el camino para tratamientos e intervenciones más eficaces contra la infertilidad masculina.

 

La fertilidad masculina en el mundo moderno

En la sociedad actual, la fertilidad masculina se aborda con una mentalidad proactiva. Se anima a los hombres a asumir un papel activo en su salud reproductiva, participando en debates abiertos sobre la dieta, el ejercicio y las elecciones de estilo de vida que pueden afectar a la fertilidad.

Las parejas que se enfrentan a problemas de fertilidad tienen ahora acceso a una serie de tratamientos avanzados, como el análisis de esperma, los medicamentos para la fertilidad y las tecnologías de reproducción asistida. Estas innovaciones han redefinido el panorama de la fertilidad masculina, ofreciendo esperanza a quienes desean fundar o ampliar su familia.

La historia de la fertilidad masculina es un viaje fascinante a través de culturas, creencias y épocas históricas. Desde las antiguas tradiciones y la reverencia a las deidades hasta el progreso médico contemporáneo, la fertilidad masculina ha seguido siendo un tema de interés y reverencia humanos. Hoy, con una comprensión más profunda, la fertilidad masculina se erige como un faro de esperanza para quienes emprenden el camino de la paternidad.

Prueba de esperma ExSeed

Más información sobre nuestro dispositivo

Más a explore

Buscar

Llevar pantalones y ropa interior ajustados

Los estudios demuestran que los hombres que llevan ropa interior más holgada tienen una mayor concentración de espermatozoides y un mayor recuento total de espermatozoides en comparación con los hombres que llevan ropa interior más ajustada. Así que deja la ropa ajustada y ponte algo holgado para dar aire a tus testículos.

CONCLUSIÓN: más información sobre cómo el calor puede afectar a la calidad del esperma aquí.

Estrés

Además de una mayor tasa de mortalidad y diversas enfermedades, el estrés se asocia a una baja calidad del esperma. Se sabe que el estrés está asociado a niveles más bajos de testosterona y al estrés oxidativo, desempeñando ambos un papel esencial en la producción y el mantenimiento de espermatozoides sanos.

CONCLUSIÓN: Si te sientes estresado, te recomendamos que busques ayuda para tener una salud mental equilibrada. Para obtener una guía de gestión del estrés, descárguese el ExSeed gratis y empieza hoy mismo tu plan de acción personalizado.

Actividad física

Los estudios científicos demuestran que los hombres físicamente activos tienen mejores parámetros seminales que los inactivos. Los especialistas en fertilidad también afirman que la actividad física regular tiene efectos beneficiosos sobre los parámetros de fertilidad del esperma y que un estilo de vida de este tipo puede mejorar el estado de fertilidad de los hombres.

Dar prioridad al ejercicio puede ayudar a mejorar su salud general y dar lugar a espermatozoides sanos y de natación rápida que tienen buenas posibilidades de fecundar un óvulo.

CONCLUSIÓN: Intente incorporar el ejercicio en su programa semanal para asegurarse de hacer ejercicio al menos dos veces por semana. Recomendamos una combinación de entrenamiento cardiovascular y ejercicio de fuerza. Más información ejercicio y fertilidad masculina en nuestro blog.

Nutrición

Comida rápida
Los alimentos procesados dañan la salud de las células productoras de esperma y provocan estrés oxidativo, lo que conduce a una peor calidad del esperma. El consumo excesivo de comida basura (todas las semanas) puede aumentar la probabilidad de infertilidad, ya que los hombres que consumen grandes cantidades de alimentos poco saludables corren el riesgo de tener una mala calidad del esperma. Además de perjudicar la fertilidad, la comida basura agranda la cintura, daña el sistema cardiovascular y los riñones, entre otras cosas.

Verduras
Comer más fruta y verdura puede aumentar la concentración y la motilidad de tus espermatozoides. Es importante que consuma una dieta sana llena de antioxidantes y que coma verduras todos los días. Alimentos como los albaricoques y los pimientos rojos tienen un alto contenido en vitamina A, que mejora la fertilidad masculina al nutrir un esperma más sano. Los hombres con carencias de esta vitamina tienden a tener espermatozoides lentos y perezosos.

Aperitivos/bebidas azucarados: varias veces a la semana El consumo excesivo de productos con alto contenido en azúcar puede provocar estrés oxidativo, que afecta negativamente a los niveles de testosterona y a la motilidad de los espermatozoides. Los tentempiés y bebidas azucarados también están muy relacionados con la obesidad y la baja fertilidad.
CONCLUSIÓN: Para mejorar la calidad del esperma, manténgase alejado de la comida rápida, los alimentos procesados y los aperitivos o bebidas azucarados. Debe seguir una dieta sana y prudente que contenga los superalimentos necesarios para una buena producción de esperma. Consulta nuestra guía sobre Superalimentos para la fertilidad masculina. Para orientación personalizada y apoyo sobre cómo puede empezar a mejorar su salud espermática, consulte el Campo de entrenamiento.

Calor

El calor directo puede inhibir la producción óptima de esperma y causar daños en el ADN espermático. A los espermatozoides les gustan los ambientes que están un par de grados por debajo de la temperatura corporal. Evite el sobrecalentamiento con mantas calientes, calentadores de asiento, calor de su ordenador portátil, duchas calientes y saunas.

Fumar cigarrillos

La exposición al humo del tabaco tiene importantes efectos negativos sobre la calidad del semen. El daño de los cigarrillos y la nicotina depende, por supuesto, de cuántos cigarrillos fume al día y durante cuánto tiempo, pero incluso un consumo bajo (hasta 10 cigarrillos / día) puede inhibir la producción de esperma sano.  

CONCLUSIÓN: Manténgase lo más alejado posible del consumo de cigarrillos si le preocupan su salud general y su fertilidad. Leer más aquí.

Teléfono móvil

Cuando llevas el móvil en el bolsillo delantero, tus testículos están expuestos a radiaciones electromagnéticas que, según los estudios, dañan los espermatozoides. Ponte el móvil en el bolsillo trasero del pantalón o en el bolsillo de la chaqueta.

IMC

Existe una clara relación entre la obesidad y la reducción de la calidad del esperma. Al menos en parte, esto se debe a que los hombres obesos pueden tener perfiles hormonales reproductivos anormales, lo que puede perjudicar la producción de esperma y provocar infertilidad. 

Un IMC superior a 30 puede provocar varios procesos en el organismo (sobrecalentamiento, aumento del estrés oxidativo en los testículos, daños en el ADN de los espermatozoides, disfunción eréctil) que pueden repercutir negativamente en la fertilidad masculina. Esto puede acarrear problemas a la hora de intentar concebir.  

CONCLUSIÓN: El IMC es uno de los factores de riesgo que influyen en la calidad del semen y, por ejemplo, en la movilidad de los espermatozoides.  

Alcohol

Una cerveza o un vaso de vino de vez en cuando no perjudican realmente la calidad del esperma. Pero el consumo excesivo de alcohol (más de 20 unidades a la semana) puede reducir la producción de espermatozoides de formación normal, necesarios para el éxito del embarazo.

CONCLUSIÓN: Si quiere estar seguro, no consuma más de 14 unidades de alcohol a la semana. Para más información sobre cómo puede afectar el alcohol a la fertilidad masculina, echa un vistazo a nuestro blog: "Alcohol y calidad del esperma".

Edad

Los estudios demuestran que las mujeres menores de 35 años y los hombres menores de 40 tienen más posibilidades de quedarse embarazados. Los hombres pueden producir espermatozoides prácticamente durante toda su vida, pero el ADN de los espermatozoides es más frágil y propenso a dañarse después de los 40 años.

A medida que los hombres envejecen, sus testículos tienden a hacerse más pequeños y blandos, lo que provoca una disminución de la calidad y la producción de esperma. Estos cambios se deben en parte a una disminución relacionada con la edad del nivel de testosterona, que desempeña un papel muy importante en el esperma.

producción. Una mayor edad masculina (>40 años) no sólo se asocia a un descenso de la producción de espermatozoides, sino también a una mayor fragmentación del ADN espermático y a un empeoramiento de la morfología (forma) y la motilidad (movimiento). Estos efectos negativos hacen que los espermatozoides sean menos aptos para la fecundación del óvulo.

CONCLUSIÓN: con una edad inferior a 40 años, no hay que preocuparse mucho por la edad como factor en sí mismo. Sin embargo, los estudios han demostrado un lento declive a partir de los 30-35 años

y si tiene más de 40 años, la calidad de su esperma puede verse afectada debido al aumento de los daños en el ADN espermático, lo que provoca una disminución de la motilidad y la concentración de espermatozoides. Recuerde que no se puede evaluar la calidad de una muestra de esperma con sólo mirarla, para ello es necesario realizar un análisis de esperma.